Loti se cae

Después de un cansado día de escuela, en donde jugó volibol hasta descarapelarse los hombros de puro sol, Loti llegó a su casa para comer. Se vistió y escuchó un poco de música. Entonces se dispuso a tomar el autobús.

Salió de su casa caminando muy erguida. Cruzó calles y atravesó algunas cuadras, toda feliz la chiquilla, hasta llegar a la avenida que atraviesa el río, salteándola justo en la parte donde empieza lo feo, o poco más atrás.

Perfecto. Ya estás del otro lado. Ahora a correr. Orlando, el súper chico en bicicleta, andaba montado en ésta en dirección paralela al río.

-Hola Loti 😀

-Qué hay, Orlandoooooo

Paf. Digo paf y no splash porque nuestros ríos, como son chafas, más parecen barrancos, pavimentados y secos.

Los paramédicos llegaron enseguida. Orlando no los llamó, por puto.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s