Sueño no. 2

Estando en el laboratorio de metrología pregunté a un compañero cómo conectar a tierra.

-Pues ya sabes: Corriente caliente, suéltame el chorro. Corriente fría, métele geometría.

Anuncios

Sueño no. 1

El otro día vi un documental que mencionaba la posibilidad de que exista vida nadando entre los mares congelados de las lunas de Júpiter. Días antes me había chingado Hellboy. Y me imaginé vida marina inteligente. Seres humanoides con membranas intradigitales y cuerpo azul, con tecnología propia y lenguaje y toda la cosa. No, porque me enamoro.

Shaw y Freud por Wikipedia

“Los buenos son los que se contentan con soñar aquello que los malos hacen realidad.”   Sigmund Freud

“La virtud no consiste en abstenerse del vicio, sino en no desearlo.”   George Bernard Shaw

“Si dos individuos están siempre de acuerdo en todo, puedo asegurar que uno de los dos piensa por ambos.”   Freud

“Dos personas que se reúnen para escribir un libro es igual que tres personas que se reúnen para tener un bebé. Uno de ellos sobra.”   Shaw

“Las personas son incapaces de amor puro y tienden a mezclar amor y odio en sus relaciones de objeto.”   Freud

“No hay amor más sincero que el que sentimos hacia la comida.”   Shaw

A quien corresponda

La publicidad no funciona para promover el hábito de leer.

No sirve hablar de lo más nuevo en libros, todo lo bueno ha sido escrito ya.

No sirve poner a famosos en los anuncios, nadie que los siga lo hace por admirarlos como lectores.

No sirve colocar imágenes que salen de los libros, es una metáfora estúpida de la imaginación que se despierta con una lectura.

Y no sirve voltear una E en la palabra LEER, no se trata del logo de una marca.

Las técnicas publicitarias cuya eficacia ha sido comprobada miles de veces no sirven para los libros. No estamos promocionando una marca, ni un producto, ni un hábito mecanizado como el de cepillarse los dientes. La lectura y el resto de lo que se publicita sólo tienen una cosa en común: no son necesarias para vivir.

Empezar a leer de repente es como perderse en un país extranjero, sin mapa y sin conocer el idioma. No es tan fácil.

Propongo dos cosas: la primera, que los lectores de verdad dejen de considerarse superiores a los no lectores. Dejen de corregir su ortografía cuando no se les pide, por ejemplo. La segunda, promocionar la lectura como lo que realmente es. Una actividad solitaria, un montón de letras que hay que interpretar. Poner en los carteles estrofas, minicuentos o fragmentos que puedan atrapar a cualquier persona que espere el camión, por ejemplo.